Casos de estudio

Despliegue del programa Management Boost

0 Comentarios

Uno de nuestros clientes nos planteó un reto importante: capacitar a perfiles técnicos en la asunción de responsabilidades gerenciales, cubriendo las carencias de sus perfiles eminentemente técnicos, y teniendo que gestionar equipos que antes además fueron sus compañeros. Todo ello, además, con un objetivo claro: hay que alinear los equipos con la estrategia de la Organización, ganando en dinamismo y en capacidad de desarrollo.

Sumado a todo esto, hay que añadir una casuística muy específica, consistente en el trabajo a turnos (pues se trata de un Centro que monitoriza la generación de energía de todos los parques repartidos por diferentes partes del mundo).

 

En este sentido, nos desplazamos al Centro para conocer de primera mano la problemática y las líneas de mejora sobre las que empezar a trabajar. Nos reunimos con RRHH, con la Dirección del Centro y con las personas destinatarias del programa, con el objetivo de obtener el máximo de información de su día a día Y sus sensaciones acerca del programa del que iban a ser protagonistas.

 

Planteamos dos opciones con distinto alcance. Una de ellas, realizar un programa formativo “al uso” consistente en 4 días deformación en los que abordar, por un lado, la importancia de la asunción de su rol, y, por otro, el manejo de herramientas para gestionar y desarrollar a sus equipos.

El otro enfoque, el que más nos gusta y en con el que más cómodos nos sentimos, consistía en un proyecto de desarrollo a 1 año, con intervenciones presenciales en grupo de dos días cada 3 meses, con una sesión individual al final del proyecto, y con una monitorización constante entre sesión y sesión.

 

Finalmente, el cliente, sabedor de las ventajas de apostar por proyectos de desarrollo, optó por el enfoque a un año, con la total implicación del Director del Centro (elemento crítico para impulsar un proyecto de estas características).
Así lo hicimos: establecimos las áreas críticas a desarrollar con los managers, y diseñamos las herramientas con las que había que trabajar, y que dotarían de continuidad a todo el proyecto, logrando una adaptación total ya que las herramientas (de evaluación, fijación de objetivos, elaboración de planes de acción, comunicación, entrevista de desempeño, etc) se trabajaron con los equipos reales, y recibiendo feedback por nuestra parte entre sesión y sesión.

 

El proyecto resultó un éxito, y la opinión generalizada de los asistentes y del propio Director del Centro coincidían en que no fue un “programa de formación al uso”, sino que se adaptó 100% a su realidad, y logró la mejora continua gracias al despliegue de un año y al trabajo constante sobre herramientas aplicadas a los equipos de personas bajo la responsabilidad de cada uno de los managers.

 

Un ejemplo más de los resultados que se obtienen cuando se pone la formación al servicio del desarrollo.